10 Factores que te sabotean conectar con tu misión y propósito de vida

Actualizado: may 22



¿Estás deseando entender tu misión y propósito de vida pero nada parece ayudarte? Te presento 10 factores con los que puedes estar auto-saboteándote.


Para entender este blog es necesario que te hayas leído el blog anterior en el cuál te explico qué es la misión y el propósito de vida. Esto es necesario para poder estar alineados con los conceptos reales y no causarte más confusión. Lee el blog anterior aquí.




Una vez hayas leído qué es la misión y el propósito de vida, estás listo para empezar esta rápida pero jugosa lectura la cual te ayudará a estar un paso más cerca de vivir tu misión y propósito de vida en plenitud.


Como coach y como persona quien también estuvo en una búsqueda ardua para entender su misión y propósito de vida, he encontrado que la misión y el propósito de vida siempre están en la punta de la nariz de cada uno de nosotros, así de obvios son, siempre en nuestras narices, pero nuestros conceptos erróneos sobre nosotros mismos, nuestros sistema de creencias y percepciones de vida, y nuestra desconexión con nosotros mismos, son los obstáculos que impiden que veas y reconozcas lo que es tan obvio y natural para ti.


Es por esto que en este blog te explicare las 10 factores que te pueden estar impidiendo reconocer tu misión y propósito de vida. Aquí van:


1. El no conocer bien los conceptos de qué es la misión de vida y qué es el propósito de vida: Cuando no sabes bien de qué se trata te puedes pasar una vida entera tratando de encontrar algo sin éxito algo. Cuando tienes claridad de qué es la misión y el propósito de vida empezarás te darás cuenta que siempre han estado en frente de tus narices. Lee el blog sobre qué es la misión y el propósito de vida aquí.


2. El estar tan desconectado de ti mismo: no nos enseñaron a tener una relación con nosotros mismos; no sabemos leer las señales de nuestro cuerpo, no sabemos escuchar nuestras emociones y mucho menos creemos en nuestra voz interior. Si quieres vivir tu vida con misión y propósito, es necesario que te escuches, que te hagas tu mejor aliado. Recomiendo meditar y practicar el mindfulness.


3. El haberte creído una personalidad errónea sobre ti mismo: nuestras circunstancias y experiencias de vida empiezan a moldear inconscientemente nuestra personalidad o personalidades. Y ante las nuevas circunstancias que se nos presentan simplemente nos conformamos o limitamos diciendo "es que yo soy así". Esta actitud nos impide avanzar, nos impide transformarnos y conocer la mejor versión de nosotros mismos. ¿Si te dijera que en cierto punto de mi vida me di cuenta que todo lo que me había creído de mí era totalmente falso y al día de hoy ya no me identifico más con eso, me crees? pues es así. Rompe el hábito de ser tú.


4. El subestimar todo en lo que eres bueno: tenemos una muy dañina costumbre de no apreciar todo lo bueno que somos, todo lo que hacemos bien. Solemos enfocarnos más en todo lo que creemos hacer mal, y perdemos de vista todo lo maravilloso que trajimos de dharma en esta vida. Piensa en tus talentos, tus habilidades, sean de nacimiento o sean aprendidas; piensa en tus virtudes, piensa en todo lo lindo y sencillo que traes y ponlo en práctica constantemente.


5. El miedo a descubrirlo y tal vez no estar preparado para hacerlo realidad: aunque parezca increíble me he topado con miles de testimonios de personas que temen no estar preparados para afrontar su misión de vida; temen verse fracasados en ese aspecto, y los miedos hacen que nos saboteemos a nosotros mismos en ese proceso de reconocimiento de nuestra misión. La buena noticia que tengo para ti es que ¡eso es sencillamente imposible! Nuestra alma ha elegido todo de manera perfecta y nuestra misión y propósito de vida nunca serán demasiado para nosotros. Siempre nos encontramos con ella en el momento perfecto, y si este es tu momento, déjame decirte que estás más que listo.


6. El no sentirte merecedor de vivir una vida realmente en plenitud: Siempre asociamos nuestros misión y propósito de vida con una sensación de plenitud. Pero suele ser un impedimento el hecho de sostener consciente o inconscientemente ideas de no merecimiento de una buena vida. Y la verdad es que muchos sostenemos esas creencias de no merecimiento pues socialmente hemos sido formados en el sacrificio y en el no merecedor. Normalizamos los golpes de la vida, los maltratos y la dificultad, y el sólo hecho de sentirnos merecedor de algo bueno, nos hace sentir culpable. ¡Esto necesitamos cambiarlo ya! Eres merecedor de una vida plena, para eso viniste; no te distraigas.


7. El fluir con lo que hace la sociedad y no cuestionarte si es realmente valioso para ti: para mí esto de "tragar entero" es el cáncer del pueblo. No adoptes nada como tuyo sin antes cuestionarte si es realmente algo que resuena con tu yo más genuino. Y cuando digo "nada" me refiero a nada: ni a un hábito, ni un pensamiento, ni una creencia, ni una costumbre, ni nada de lo que la sociedad te ha dicho "esto se hace así". Quienes vivimos nuestra misión tenemos algo en común y es que no nos dejamos imponer "verdades" por nada ni nadie y simplemente nos pusimos a construir nuestra propia verdad de vida.


8. El miedo al rechazo por parte de tu familia: esta tiene mucho que ver con el factor #7, pues nuestra familia es el "núcleo de nuestra vida". De ella hemos aprendido todo; lo que hemos querido aprender y hasta lo que no. Y cuando nos enfrentamos a una decisión en la cual tendríamos que hacer las cosas diferentes a cómo lo ha hecho nuestra familia, es normal sentir miedo. Pero no nos podemos quedar ahí. Si no tomas tus decisiones y sigues tu camino debido al miedo a ser rechazado por tu familia, te tengo una noticia: igualmente no terminarás en buenos términos con ellos. Vivirás el resto de tu vida frustrado y guardándoles rencor pues no fuiste detrás de tus sueños. Así que mejor pasas el susto ahora y les ofreces tu compasión sin importar la tormenta exterior que signifique, y más adelante cuando te encuentres viviendo tu misión y te vean feliz, te lo agradecerás y ellos también estarán felices por ti. ¿Cuál escenario es mejor al final?


9. El miedo a descubrirlo y decepcionarte de ella: esto es sencillamente imposible que ocurra pero sin duda alguna los miedos te mantienen saboteándote y haciéndote el camino más difícil. Tu misión la has elegido tú mismo desde antes de encarnar y es totalmente perfecta para ti. Aunque te parezca difícil de creer, me he topado en el camino con testimonios de quienes tienen miedo a que su misión de vida sea diferente a lo que se imaginan. Y la verdad es que esto es simplemente imposible pues el día que reconoces tu misión es porque ya estás listo y abierto para llevarla a cabo. Así que avanza tranquilo, tu misión de vida es mucho mejor de lo que te imaginas.


10. El pensar que tu propósito de vida está estrictamente relacionado con una profesión o actividad económica: Las personas tienden a poner la expectativa de que la misión y el propósito de vida están relacionados con una carrera u ocupación profesional. Y la noticia aquí es: no necesariamente. Si ya leíste el blog de qué son la misión y el propósito de vida, seguro que esto ya lo tienes claro. La misión de vida no está estrictamente relacionada a una actividad específica. La misión de vida simplemente se trata de poner tus dones, habilidades y virtudes al servicio de los demás, pero el cómo lo harás es decisión tuya y en el camino te darás cuenta que hay infinitas opciones para hacerlo. En muchas ocasiones te darás cuenta que no tiene nada que ver con ocupación ni trabajo.


¿Con cuáles factores te identificas? Si te has identificado con alguno o varios de estos factores, te recomiendo ver este video donde recibirás 10 consejos que te ayudarán a vencer estos factores de sabotaje:




La buena noticia es que esto no acaba aquí y aún tienes más herramientas que aprovechar, aquí en mi web, para que reconozcas y te empoderes de tu misión y propósito de vida. Esta herramienta de la que te hablo es el taller en línea de Propósito, ideal y misión de vida. Este es un espacio de 2 horas que podrás hacer en cualquier momento y a tu ritmo y en él podrás:

  • Reconocer tu propósito de vida personal y dejar de sentir un vacío en tu existencia

  • Reconocer tu dones, habilidades y virtudes y empezar a aprovecharlos para traer plenitud a tu vida

  • Identificar las opciones en la que puedes empezar a realizar tu misión de vida e incluso convertirlo en una ocupación si así lo deseas.

  • Diseñar un ideal de vida que realmente esté alineado con tu verdadero tú y todo tu potencial.

  • Trazar acciones clara para empezar a hacerlo suceder tan pronto termines el taller.

  • ¡Empezar a ser testigo de como te conviertes en la persona más plena y feliz que conoces!


Lee más info sobre el taller e inscríbete aquí:


Dime algo antes de irte: ¿cuál o cuáles de estos factores identificaste en tu proceso de reconocer tu misión y propósito de vida? Por favor déjame saber en la casilla de comentarios.


¡Y ahora sí nos despedimos! Deseo que esta información haya sido de mucha utilidad para ti y te haya traído claridad frente a este tema de la misión y el propósito de vida.


Un abrazo,

Andrea



760 vistas